Carlos Mora V.

Si planta una semilla de amistad, recogerá un ramo de felicidad. Lois L. Kaufman

Mientras transitamos por esta dimensión no lo podemos hacer sin considerar lo importante que es saber cultivar la amistad, que nos señala que no estamos solos, que somos seres humanos en donde nuestras emociones, sentimientos debemos saberlos compartir con todo su potencial, con aquellos seres que  lo aprecian, lo disfrutan y lo retroalimentan constantemente a fin de que nuestra vida este llena de alegría, afecto, amor.

 Comenta webalia.com, que la mayor riqueza que un hombre puede poseer, lo más valiosa por encima de todas las cosas, es la amistad. Esta por lo general no surge de la noche a la mañana, pues tener un amigo(a) es el resultado de una paciente y respetuosa actitud ante la vida, donde previamente se desarrollan una serie de virtudes personales que hacen de una persona digna y generosa, capaz de darse a los demás de manera incondicional y sobre todo, con lealtad a toda prueba.

Wikipedia nos indica al respecto, que la amistad (del latín amicus; amigo, que posiblemente se derivó de amore, amar) es una relación afectiva entre dos o más personas. La amistad es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en la vida.

Se nos recuerda, que para los filósofos griegos, expresa virtud, es un regalo de los dioses. Aristóteles menciona tres tipos de amistad: por interés, por placer y por el bien; pero sólo la que surge del bien merece llamarse amistad. Para Cicerón y Séneca, la amistad implica armonía, buena voluntad y afecto, «querer y rechazar lo mismo».

«La amistad moderna se distingue por el elevado grado de autonomía que se atribuye a una persona, en la medida que tiene en sus manos la relación tanto para iniciarla como para romperla».

Miles de páginas se han escrito en pro de la amistad, su alcance, relevancia, lo que representa, muchas de ellas manifestadas con sentimiento, percepción de su magia, lo que involucra el saberla reconocer y cultivarla, de ahí, que no nos sorprende sus distintas evocaciones de acuerdo a la sensibilidad de cada persona, a la manera como reconoce al amigo, como da paso a que se inicie una amistad, a como se va alimentándola.

 Se   sabe como se ha escrito, que inicialmente se establece una simpatía mutua. Cada uno encuentra en el otro una serie de cualidades aceptables y ciertas afinidades por las que le resulta agradable el tiempo que pueden pasar juntos. La simpatía mutua predispone a hacer más frecuentes los encuentros para seguir charlando de las cosas más dispares. Se pasa así al momento en que se hacen confidencias, se comunica al otro eso que nunca se ha dicho a nadie porque el sujeto intuye que va a ser comprendido. Se establece una solidaridad. Cada uno sabe que va a tener un apoyo en el otro, que en caso de apuro va a contar con una ayuda no tanto material -que a veces se sabe que es imposible- sino moral.

 Nos aporta Carolina, que la amistad es el casamiento del alma, que va más allá de un momento grato, la amistad, es el sentir de lo que padece la otra persona, una verdadera amistad no tiene tiempo, edad, color, sexo, ni cualquier barrera, la esencia de la amistad, es el apoyo incondicional, pase lo que pase, aceptando los defectos y realzando las virtudes de cada ser humano.

Desde luego, al determinar el alcance, lo que involucra la amistad, es muy importante tener bien claro sus componente, todo lo que ella encierra, puesto se ven involucrados términos que son determinantes en su comportamiento, logro, repercusiones.

Justamente Wikipedia, nos lega sobre ellos  aportes importantes de considerarse, dado a que ayudan a determinar lo que realmente representa la amistad. El principal componente en la amistad es la confianza. También destacan la empatía y la fidelidad.

En toda amistad se encuentra:

  • Confianza y sinceridad: Facilita hablar y actuar como realmente se piensa y se es, minimizando los prejuicios sociales que normalmente se tienen. "Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta". Ralph W. Emerson
  • Comprensión y empatía: Aceptación de las características del amigo, sus valores, ideas, miedos, aciertos, errores, en definitiva, su forma de ser. "Un amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere".Elbert Hubbard
  • Fidelidad: "Un amigo fiel es un escudo poderoso y el que lo encuentra, halla un tesoro". Ben Sirac
  • Respeto: "No necesito amigos que cambien cuando yo cambio y asientan cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor". Atribuida a Plutarco
  • Reciprocidad: Apoyándose mutuamente en los buenos y en los malos momentos. "No dejes crecer la hierba en el camino de la amistad". Platón

No quisiéramos terminar el escrito sin  recordar algunas opiniones sobre la amistad que nos han legado grandes pensadores que han tenido influencia en nuestro aprendizaje , como por ejemplo  Osho que nos aporta, que necesitar amigos por ser incapaz de estar solo, es reducir al otro a un objeto...solamente el hombre que es capaz de estar solo, es también capaz de ser un amigo...pero lo que desea compartir no es su necesidad sino su alegría, no es su hambre y su sed, sino la abundancia de su amor.
Cuando existe una amistad así, no debe ser llamada amistad, porque ha tomado una dimensión totalmente diferente: yo la llamo " amigabilidad "...ha ido más allá de la relación, porque todas las relaciones son de un modo u otro, obligaciones, te hacen esclavos y hacen esclavos a los otros.
Amigabilidad es simplemente alegría de compartir sin ninguna condición, sin ninguna expectativa, sin deseos de que algo sea retribuido, sin siquiera gratitud.
Amigabilidad es la obra más pura del amor. No es una necesidad, no es unacarencia. Es pura abundancia, éxtasis desbordante. En el momento que aceptas tu soledad, tu vacío, tu amigabilidad aparece, es significativo, es real.

Por último, Frichs Gabino de Perú nos aporta una bonita y sentimental carta de la amistad que dice: Yo quiero secar tus lágrimas, calmar tu dolor, robarte sonrisas y hacer del mundo el edén que perdimos. Si yo fuera luna, si yo fuera sol, si fuera camino, te guiaría siempre hasta que puedas seguir el tuyo.

Seré calor cuando venga el frío. Seré la luz que vela tus sueños, el amigo que te acompaña. Iré de tu mano. Estaré ahí por ti.

Siempre que el mundo traiga dolor, estaré ahí por ti.

Yo mitigaré el dolor y por siempre estaré ahí por ti, para darte calor y cobijo en mis brazos. Mientras tu alma sea débil, la mía te ayudará a sostenerte, hasta que por fin puedas vencer el dolor, hasta que aprendas a sonreír, mi gran...

amiga(o)